Noticias

Derrota letal
Se luchó y se luchó, pero el triunfo no llegó
28/12/2018
Alejandro van Schermbeek / AVS PHOTO REPORT Alejandro van Schermbeek / AVS PHOTO REPORT

Por Prensa Tiburones de La Guaira | Diego Romario González

El juego que protagonizó Tiburones de La Guaira en la noche del jueves ante Caribes de Anzoátegui, fue tal vez uno de los más disputados por el equipo escualo en la temporada 2018. Sin embargo, a pesar de batallar firmemente hasta el final, la tropa del manager Oswaldo “Ozzie” Guillén no logró detener la artillería pesada de la tribu, que al final se alzó con la victoria 8 carreras por 5 en el estadio Universitario de Caracas.

Tiburones tuvo el compromiso cuesta arriba desde el inicio. Un “madrugue” de cuatro carreras al abridor Jonathan Albaladejo, colocó a los litoralenses en la difícil posición de regresar en el marcador. El escenario cuando el oponente anota primero, se presenta con 11 victorias y 25 derrotas.

Aunque parecía una tarea complicada, la ofensiva varguense logró su remontar de a cuentagotas.

Además, la excelente actuación del zurdo Antonio Noguera de 4.1 innings en blanco, recibiendo apenas dos hits, le permitió a su ofensiva regresar en el score. 

Imparables de José Alberto Martínez y Héctor Sánchez produjeron las dos primeras para los locales en el tercer episodio.

Hit impulsor de Yonathan Daza en el quinto y sencillo que también llevó una carrera al plato por parte de Alberto González en el sexto, igualaron las acciones, creando una guerra de estrategias de ambos lados de las cuevas.

Caribes, con sus 14 indiscutibles en la pizarra, nunca le dio tranquilidad a los brazos escualos, que recibieron la quinta rayita de los indigenas en el octavo episodio con un picheo desviado con corredor en la antesala que se convirtió en wild pitch.

La Guaira lo intentó, sí. Lucharon sin cansancio. De la mano de los retumbes de una samba que estuvo activa durante todo el compromiso aupando al equipo para salir del mal momento. Pero nada de eso fue suficiente. Ni siquiera el oportuno imparable de “Cafecito” en el cierre del octavo inning para igualar nuevamente las acciones.

Con Martínez de 5-4, los escualos volvían a tener la esperanzas de saltar nuevamente a la clasificación, pero la debacle en los innings finales, hizo acto de presencia, nuevamente.

Tres carreras en el noveno, impulsadas por un doble con las bases llenas, definió el compromiso para Anzoátegui, que celebró con algarabía el triunfo que los acercó notablemente al festín que se celebra en enero.

Derrota 32. La primera para Julio Pinto (3-1) en la campaña, que observó cómo Jairo Díaz obtuvo su cuarto lauro del torneo.

Ahora el equipo dejó de depender de sí mismo. Tiburones debe empezar a ligar en otras plazas para luego combinar esos resultados con sus victorias.

La diferencia hacia el sexto puesto de clasificación se alejó a un juego y medio. Al equipo le restan cuatro choques, mientras Caribes tienen en su calendario un resto de cinco encuentros.

Matemáticamente los litoralenses pueden avanzar a enero todavía, pero perder otro partido no es una opción. La Guaira debe saltar al terreno a tratar de triunfar en todos sus juegos restantes, para luego esperar que la tribu pierda al menos dos compromisos y tener opción a un juego extra.

Es una de las múltiples opciones que hay. Pero por ahora, el conjunto del litoral saltará al terreno este fin de semana para enfrentar a los Leones en condición de home club. De no barrer a los felinos, las opciones se reducirán al mínimo.

“Amanecerá y veremos” afirmaría un dicho popular.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD