Noticias

Bajados al sexto
Derrotas dolorosas
23/12/2018
Alejandro van Schermbeek / AVS PHOTO REPORT Alejandro van Schermbeek / AVS PHOTO REPORT

Por Prensa Tiburones de La Guaira | Diego Romario González

La serie más clave para Tiburones de La Guaira en su camino a la clasificación, fue devorada por los Tigres de Aragua al ganar los tres primeros compromisos, incluyendo una barrida en la doble tanda en la tarde del domingo, que descendió a los escualos al sexto puesto de la clasificación, igualados con Caribes de Anzoátegui.

Con resultado de 2 carreras por 0 quedó el primer choque, mientras el segundo se exhibió 3x2. Los problemas ofensivos se apoderaron de los bates varguenses en el peor momento de la zafra.

La Guaira ha sido un equipo de rachas, positivas y negativas, pero rachas al fin. En estos momentos la alerta roja está pasando por el club house litoralense, que ahora acumula cuatro derrotas al hilo.

Se acerca el fin de la temporada regular. Tiburones se encuentra en el último lugar clasificatorio, restando seis compromisos en su calendario. El equipo del litoral debe empezar a ganar para evitar quedar fuera de la fiesta de enero por segundo año consecutivo.

Hoy no hubo oportunidad alguna ante Aragua, un rival directo que supo hacer las pequeñas cosas para obtener el triunfo. El conectar solo nueve imparables entre los dos choques, llevaron a La Guaira a la barrida. El equipo cargó con su derrota 30 de la contienda.

Las combinaciones de buen picheo y ofensiva oportuna que acompañan al equipo en ocasiones, han desaparecido. Por eso, el mal momento empieza a preocupar al máximo.

“Sin bateo no se consiguen las victorias”, fue quizás la expresión más repetida este domingo en las tribunas del estadio Universitario de Caracas, donde miles de fanáticos abandonaron el parque con la decepción de pasar noche buena sin un rumbo claro hacia enero.

Tiburones regresará a la acción el miércoles, cuando viajarán a Maracay a enfrentar nuevamente a los Tigres con la misión de acercarse a medio juego de los felinos.

Esta etapa final debe ser positiva. Los triunfos tienen que llegar. De lo contrario la escuadra del manager Oswaldo “Ozzie” Guillén, tendrá que conformarse con su actuación hasta diciembre.

Pero la gerencia, cuerpo técnico y jugadores escualos, confían plenamente en que las cosas empezaran a salir y las victorias que impulsen al equipo a la postemporada, van a llegar.

Por ahora, se viene el descanso decembrino, el momento de formatear las mentes y saltar al terreno a dejarlo todo, sin importar lo ocurrido antes.

El deseo está, y tal vez ese sea “el fuerte” del conjunto litoralense. El liderazgo de peloteros como José “Cafecito” Martínez, Grégor Blanco y Héctor Sánchez han influido mucho en la mejora del equipo, que hace un par de semanas se coló hasta el tercer lugar de la clasificación.

Esos mismos personajes, tienen en sus hombros la responsabilidad de cargar con el equipo. La experiencia la tienen y la disposición está más vigente que nunca.

Solo queda esperar la reanudación del campeonato y observar su desenlace. Nos quedaremos con la frase publicada en Twitter por el grandeliga Miguel Rojas: “Vamos mi gente. Si se puede”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD